Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 9 de enero de 2011

Cap.3. ¿Dónde estan?

-¿7 de oros?- me pregunté.
El profesor y Luke habían entrado ahí y no sabia por qué, así que, tendría que descubrirlo... 
Bueno, fui a entrar y un gorila (menos mal que no dije en alto "¿¡PERO QUE NARICES HACE ESTE GORILA AQUÍ?!") y me pidió la tarjeta de acceso para poder entrar.
-Pe...pero... ¿no podría hacer una excepción conmigo, por favor?
-Lo siento señorita, pero no podría.
-Pero...¿Por qué?
-La razón es sencilla: No tarjeta, no entrada. Punto final. Solo los miembros más exclusivos pueden entrar.
- ¿¿¡¡Pero usted sabe quien soy!!??
- Sinceramente... no
Iba a contestar automáticamente pero entonces me dije "Espera Mery... ¿Qué pasará si dices quien eres? ¡Te tomarían por loca y no podrías volver a casa!" Así que inspiré hondo y di media vuelta. ¿Una tarjeta? Este futuro se ha vuelto loco. Me puse a rebuscar en mi bolsillo y una tarjeta cayó por arte de magia. Al agacharme vi en la tarjeta "Acceso al 7 de oros" no me preguntéis como llegó ese trozo de plástico hasta mi bolsillo pero (como buena chica que soy...) pregunté al portero del casino si había algún modo de identificar al individuo que había perdido la tarjeta.
-¿Dónde se la encontró?
-Se cayó de mi bolsillo...
-Entonces es suya, pase.
-¡Pero que...!
Cuando entré me quedé asombrada. El suelo, el techo, las escaleras... Todo, es decir, TODO brillaba... En serio, ni en mi casa había tantas cosas brillantes. Entonces, observé a mi alrededor y no estaban mis dos objetivos. En fin, tendría que recorrerme todo el casino de pe a pa, entre todas las máquinas tragaperras tendrían que estar, nada. Entonces... entre los tableros de póquer o los de la ruleta o los de juegos que no me interesaban... nada. No encontré nada.
Ya, a punto de rendirme, oí una voz y después de esa voz otra, esta última más familiar. Seguí las voces y me llevaron hasta una puerta, me asomé y vi que era un pequeño desván con mogollón de chismes llenos de polvo. Reconocí tres siluetas: un hombre alto con sombrero de copa, un niño y un... ¿adolescente? Bueno... da igual... Tendría que utilizar técnicas de la escuela de enseñanza especial. Era una especie de escuela para futuros espías y ,claro está ,yo estudié allí.